God is Good

Probably you have heard this expression or even said it – “God is good.”

When do we express it? Do we say “God is good” when He answers with a “yes” to our prayer requests? When circumstances favor us? When everything goes as planned?

How about when His answer is “no” or when we don’t hear anything at all? When plans don’t go our way? When we do what is right and don’t see the results we wish to see? Is He still good? The answer is “yes.” He hears your prayers, but there is always a purpose in the waiting.

If you believe the Father sent His Son to die on the cross so you can be saved, then you are His child. And as a father, He desires the best for you and wants to give you good gifts (see James 1:17).

We have expectations in life, but not all of them are met. And that frustrates us. We bring our requests before God, believing in His faithfulness. Yes, He is faithful – to His promises – not to our expectations.

No matter what is the answer you receive, trust God and His written word. He is a good Father.

¿Pescado o Serpiente?

jeremy-yap-199223-unsplashFotografía por Jeremy Yap en Unsplash

¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan! Mateo 7:9-11, NVI

Por muchos años no entendía por qué Jesús dio estos ejemplos. ¿Qué tiene que ver una piedra o una serpiente con comida? En realidad, Jesús quería explicar algo acerca de las cosas que pedimos en oración. ¿Le has pedido algo específico que, de acuerdo a tu lógica, es bueno? Yo lo he hecho. Sin saberlo, a veces le pedimos a Dios que nos dé una “serpiente,” aunque creemos que estamos pidiendo “pescado.” Una serpiente nos puede morder, hacernos daño. Y Dios desea lo mejor para ti y para mí. Recuerda, Él ve el cuadro completo; nosotros no. Él escucha nuestras oraciones, pero no responde a todas ellas con un “sí.”

La próxima vez que te encuentres preguntándole a Dios por qué no te ha contestado, medita en estos versos. Podría ser que te está protegiendo de una situación peligrosa, o podría ser que aún no es el momento. Confía en Aquel que ve el cuadro completo y tiene en mente lo mejor para ti.